Poesía hecha cine

La literatura es un mundo en el que habitar, resulta ser un campo repleto de maravillas y misterios. Esto se nos demuestra cuando encontramos obras tan icónicas en el cine Latinoamericano, como “El lado oscuro del corazón” del director argentino Eliseo Subiela. Se trata de una pieza estrenada en 1992, poniendo en las pantallas, una visión de vanguardia que retrata con sinceridad el sentido de la poesía: el viaje sin retorno de un poeta que camina por una vida laberíntica.

La cinta está hecha con un guion de grandes insumos literarios, pues en él se pueden escuchar versos precisos de grandes escritores sureños como es el caso de Oliverio Girondo, cuya poética es predominante en las conversaciones y monólogos de ciertos personajes; también de Mario Benedetti (quien de hecho, comparte una escena con el resto del elenco) y Juan Gelman, cuya retórica no puede dejar de impresionar.  

En el reparto podemos encontrar a grandes actores, de los que no se sabía nada hasta el momento del lanzamiento de esta cinta; algunos de ellos son: Darío Grandinetti, Sandra Ballesteros, Nacha Guevara, André Mélancon, Jean Pierre Reguerraz, Mónica Galán, Inés Vernengo y María Elena Sagrera. Es un elenco talentoso y meticulosamente seleccionado para representar personajes que transitan en lo insólito.

“El lado oscuro del corazón” es una cinta que particularmente, logra acoplar el surrealismo, el erotismo y el realismo mágico a una sola dimensión, en donde la melancolía juega un papel primordial. Esto lo logra Hugo Colace, quien está a cargo de la magistral fotografía que nos ayuda a comprender a Buenos Aires, como una ciudad donde confluyen todas las energías de un solo ser: un poeta asediado por la muerte y la sociedad misma.

La composición musical, que no puede olvidarse de los tangos, tiene a su cargo también a grandes mentes, como son: Mario Clavel, Chico Novarro, Fito Páez y Osvaldo Montes; quienes ayudan a entrelazar un aura romántico y sombrío a la vez, en esta película que sigue siendo una gran huella referente, para grandes autores modernos, que están escarbando y pronunciándose hacia el cine arte. Al experimento de vanguardias que rompen con las figuras lineales del arte. La película es en sí un solo poema; uno cuyo final no dejará de hacer eco en todo el que la vea.

Leave Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *